Act of Repudiation
Recent Comments
    Archives

    Mensaje de condena por violencia policial castrista

    Mensaje de condena por violencia policial castrista

    Bitácora Cubana, 27 de febrero de 2006, Nueva Jersey (PayoLibre.com)

    La familia Sigler Amaya es víctima de otro acto de repudio en su sede
    nacional del Movimiento Independiente Opción Alternativa, ubicada en
    Calle 22 #1910 e/ 19 y 21, municipio Pedro Betancourt, provincia
    Matanzas, Cuba.

    El pasado viernes 24 de febrero la seguridad del estado, el Partido
    Comunista, y la policía uniformada organizaron y dirigieron un violento
    acto de repudio contra defensores de derechos humanos, para impedir que
    estos efectuaran una conferencia en el 111 aniversario del Grito de
    Baire, que dio inicio a la Guerra de Independencia el día 24 de febrero
    de 1895 y conmemorar el décimo aniversario del derribo de las avionetas
    de hermanos al Rescate en aguas internacionales por aviones de combate
    de la dictadura militar castrista.

    Juan Francisco Sigler Amaya, miembro de la Junta Directiva Nacional de
    esta organización, dio a conocer desde Cuba, por vía telefónica, a este
    reportero, que el acto de repudio comenzó a las 8:00 de la mañana y
    terminó a las 2:00 de la tarde, pero que dos días antes la seguridad del
    estado y la policía política comenzaron a reclutar por varios municipios
    de esta provincia. Para llevarlos a esta criminal acción, amenazaban y
    presionaban a los trabajadores, campesinos y estudiantes. De negarse a
    participar serian puestos en una lista negra y las consecuencias serian
    grave.

    Las bandas fascistas rodearon la casa, instalaron a su alrededor
    bocinas, micrófonos y amplificadores de alta potencia para emitir ruidos
    extraños que ensordecían a todas las personas que se encontraban dentro
    y a más de 100 metros de distancia. A la vez, gritaban palabras
    obscenas, improperios, insultos y amenazaban con linchar a todos los
    activistas presentes. Algunos hombres dentro de las turbas de porristas
    se bajaban sus pantalones para enseñar sus miembros.

    Las turbas forzaron una puesta de hierro y penetraron por la fuerza al
    interior de la vivienda propiedad del prisionero político y de
    conciencia Guido Sigler Amaya; le propinaron una salvaje golpiza a todos
    los presentes, incluyendo a varias mujeres, entre ellas: Caridad
    González González; Yesleidy Sigler, que se encontraba recién parida con
    su hija de un mes de nacida en sus brazos; Fátima Nepa Carrillo, también
    tenía en sus brazos su hija de 3 años; Yariza Sigler y Alicia García
    Padrón, todas recibieron una palizas por las turbas castristas.

    Entre los hombres golpeados se encuentran Michel Medina Díaz, Ulises
    Sigler González y José Antonio Pérez Morell, todos miembros de la Junta
    directiva Nacional de la mencionada organización. Estos activistas
    fueron golpeados con tonfas que traían los policías uniformados en sus
    manos; fueron proyectados contra el piso, pateados, y arrastrados por
    varios metros, desgarrándoles casi la totalidad de la ropa que tenia puesta.

    Pérez Morell sufrió una herida en la cabeza que le requirió varios
    puntos de sutura; lo esposaron con las manos hacia atrás y dentro de la
    patrulla la policía lo golpeaba por la cara. Se lo llevaron preso, le
    pusieron una multa de 200 pesos moneda nacional por desordenes público.

    En medio de esta violencia la policía amenazó con lanzar gases
    lacrimógenos, pero bajo una protesta popular, por la cantidad de niños
    que había presente, esta acción no se ejecutó.

    Miembros del Partido Comunista finalizaron con peligrosas amenazas de
    muerte, que para el próximo acto iban a venir más preparados y más
    violentos para “hacerles pagar bien caro la osadía de haber enfrentado
    al régimen”.

    A pesar de toda esta violencia se efectuó la conmemoración de dicha
    actividad, con una participación de 14 activistas de derechos humanos.
    Varias horas después de haber terminado este acto de repudio pasaron por
    la vivienda decenas de personas de pueblo, incluyendo dos pastores de
    iglesias, para solidarizarse con los activistas y condenar la cobarde
    actitud del régimen comunista.

    Finalmente, todos los miembros de esta organización responsabilizan al
    gobierno castrista de las consecuencias que pueda derivar esta violencia
    y reafirman una vez más:
    No al odio; sí al amor
    No a la violencia; sí a la paz
    Cuba sí; fascismo no
    Libertad sí; represión no
    Democracia sí; dictadura no

    Reportó desde Elizabeth, New Jersey, el ex prisionero político Miguel
    Sigler Amaya.

    http://www.bitacoracubana.com/desdecuba/portada2.php?id=1463

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *