Act of Repudiation
Recent Comments
    Archives

    Acto de repudio contra nuestra familia

    “Acto de repudio contra nuestra familia”.
    Por Dr. Darsi Ferrer Ramírez.

    Bitácora Cubana, 28 de abril de 2006 – La Habana

    La policía política realizó otro acto de repudio concentrando una turba
    de personas agresivas y amenazantes frente a nuestra casa. Arbitrariedad
    que, al igual que en las ocasiones anteriores, tuvo el propósito de
    aterrorizar, además de a los vecinos de la cuadra, a mi esposa Yusnaimy,
    mujer enferma, nuestro niño Dariel de 4 años de edad, mi abuela, de
    ochenta años y muy delicada de salud, y a mí, Dr. Darsi Ferrer. De igual
    manera contó con la complicidad y autorización de las autoridades del
    régimen.

    Agentes de la seguridad del estado con su tropa de porristas militantes
    del partido comunista, funcionarios del poder popular, miembros de la
    asociación de combatientes, la federación de mujeres cubanas y del
    comité de defensa de la revolución, cuya suma aproximada fue de 40
    personas, se situaron frente a nuestra vivienda, cita en calle San
    Bernardino # 265 entre Serrano y Durege, en el municipio Díez de
    Octubre, en la Ciudad de la Habana, donde permanecieron desde las 3:00
    pm hasta las 9:00 de la noche, ayer 25 de Abril.

    Además de las acostumbradas provocaciones dirigidas contra nosotros, la
    crápula agresiva impidió la circulación y el parqueo de vehículos en la
    calle, mostraban palos, cabillas, tonfas (armas oficiales de la
    policía), entre otros artefactos utilizados para golpear.

    Algunos de los participantes llegaron en los vehículos siguientes:

    Moto suzuki, chapa HZS679
    Niva rojo, chapa HSX805
    Lada blanco, chapa HAF463
    Lada verde, chapa HAL227
    Lada azul, chapa HEG823

    Reconocimos entre los presentes al oficial de la seguridad del estado
    que responde al nombre de Aramis. El puesto de mando se creo en la casa
    del Sr. Héctor Nápoles, capitán retirado del ministerio del interior,
    cuya casa colinda con la nuestra. Este personaje vive del alquiler
    ilegal de una habitación de su hogar, de la venta de gasolina que se
    roba en el nuevo trabajo donde se desempeña como jefe de los custodios,
    así como de la remesa que desde los EEUU le envía su hijo Osmani Nápoles.

    Por el entusiasmo dentro de la turba se destacó el matrimonio del Sr.
    Jiusti, teniente coronel retirado de las FAR, quien se dedica a agenciar
    viajes en su automóvil de modo ilegal, a hospedar en su casa por dinero
    cada cierto tiempo a su amigo Miguel, un comunitario que vive en los
    EEUU, a quien se encarga, además, de buscarle muchachitas bien
    jovencitas para que se le prostituyan, su esposa Águeda se gana el
    dinero ilegalmente realizando actividades de manicura y peluquería.

    Como nos hicieron saber ayer y en otras ocasiones, la mayoría de
    nuestros vecinos repudian este tipo de crueldad perpetrado por quienes
    supuestamente deberían dedicarse a cuidar el orden y la ley. Una vez
    retirada la turba recibimos la solidaridad de muchos de ellos, los que
    describen la implementación de esos métodos terroristas de manos del
    estado como prueba de la vileza que son capaces de cometer esos
    funcionarios, difícil de creer sino fueran testigos presenciales, contra
    personas pacíficas que no han cometido ningún delito.

    La intención del régimen a través de este tipo de acciones no se limita
    a la toma de represalias contra los opositores sino que busca sembrar el
    terror dentro de la sociedad, demostrarle a los cubanos que tienen que
    someterse bajo el yugo impuesto a la fuerza o de lo contrario pueden ser
    víctimas de represión y arbitrariedades.

    Estos actos de repudio producen daño psicológico de consecuencias
    traumáticas tanto en las víctimas como en las personas que son
    chantajeadas y obligadas a participar como victimarios. Se han
    perpetrado infinidad de ellos por todo el país, en los cuales decenas de
    personas han golpeado a seres humanos indefensos, ocasionándoles incluso
    lesiones graves, delante de hijos pequeños, esposas, padres ancianos,
    familiares enfermos, amigos, vecinos, quienes deben cargar con la cruz
    de la impotencia ante dichos abusos y el miedo extremo de que en otra
    ocasión sean ellos las víctimas.

    Los victimarios y cómplices, como todos los cubanos, dependen del
    control absoluto del régimen de todas las esferas de la vida en el país.
    La policía política cuando decide efectuar un acto de repudio se dirige
    a sus bandas paramilitares (organizaciones de masas): partido comunista,
    gobierno popular, asociación de combatientes, federación de mujeres
    cubanas, comité de defensa de la revolución: para reclutar a los
    elementos que tienen que ejecutar la agresión. A modo de relleno también
    obligan a participar de la injusticia a personas que son sacadas de sus
    centros laborales y llevadas frente a las casa de los opositores, muchos
    de ellos en contra de su voluntad pero con terror de negarse a incumplir
    la orden impartida.

    Como en toda sociedad también dentro de los “porristas” hay quien
    disfruta poder desarrollar su potencialidad de odio, maldad y desprecio
    por sus semejantes. Abundan los cobardes que en la manada se realizan al
    gozar impunemente de varias horas del éxtasis que provoca el valor
    colectivo. Otros personajes que conforman las turbas son los que tienen
    problemas con la justicia y la policía política les ofrece la
    oportunidad de librarlos de sus faltas según se destaquen golpeando a
    los blancos escogidos.

    Frente a la flagrante violación que representan los actos de repudio,
    organizados por la alta dirigencia del régimen cubano y ejecutados por
    la seguridad del estado, la Comunidad Internacional no debe mantener una
    posición pasiva ni desentenderse de la gravedad de los hechos. La
    sociedad cubana no debe, a los ojos del mundo, vivir la terrible
    situación atravesada por Ruanda, o Yugoslavia. El silencio y el no
    asumir una postura enérgica y firme frente a estas aberraciones
    fascistas pueden desembocar en un linchamiento masivo de cubanos cuyo
    único delito es defender las libertades y derechos fundamentales de todo
    ser humano.

    http://www.bitacoracubana.com/desdecuba/portada2.php?id=1908

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *