Act of Repudiation
Recent Comments
    Archives

    Cuba es una tirania totalitaria aunque Sabina defienda a Castro con un fusil

    MANUEL DÍAZ MARTÍNEZ POETA Y PERIODISTA
    «Cuba es una tiranía totalitaria, aunque Sabina defienda a Castro con un
    fusil»
    El escritor nacionalizado español, que acude el 3 de mayo a las Jornadas
    de Poesía, habla de su nuevo libro y de sus experiencias vividas antes
    de exiliarse a Canarias en 1992
    ÁLVARO SÁNCHEZ R./LOGROÑO
    «Cuba es una tiranía totalitaria, aunque Sabina defienda a Castro con un
    fusil»

    Hay un algo de belleza primordial en la obra poética y periodística de
    Manuel Díaz Martínez. Su sintaxis despejada, su verbo claro aún cuando
    insulta; su manera y su tempo al razonar lógico y calmoso -hasta cuando
    está de los nervios- a través de lo abigarrado del alma y las relaciones
    humanas con el verso, la prosa (como en sus extraordinarias memorias,
    ‘Sólo un leve rasguño en la solapa’, publicadas en 2002 por la editorial
    riojana AMG), o en sus múltiples artículos. Todo ello tira de la manta
    de una inteligencia contumaz. Y acaso ésta es la culpable de que en su
    obra, finalmente, se desparrame la belleza, el humor, la ternura… Con
    una maestría elemental y, al mismo tiempo, deslumbrante. Este escritor
    ‘hermanado’ con Logroño ha dejado este año otra muestra de su talento en
    ‘Paso a nivel’, donde vuelve a registrar su sello en poemas
    imperecederos: ‘Mal tiempo’ ‘Aprendiendo a vivir’, ‘La noria de la
    memoria’ Aunque el poemario es algo «triste y canoso», y pese a las
    inclemencias políticas y la erosiones del vivir, el mineral humano de
    MDM todavía brilla purísimo. El 3 de mayo presenta en Logroño, junto al
    gran Raúl Rivero, y otro cubano ilustre: Rafael Alcides. Palabras mayores…

    -Usted ha escrito ‘Podrá no haber poetas/ En cuyo caso tampoco habrá
    poesía’… Pero, ¿podría haber poesía sin belleza, tiempo, sufrimiento,
    injusticia… y todo ese ‘no se sabe qué’ del que ustedes, los poetas,
    dejan constancia?

    -No,porque la poesía es todo eso, y más; todo eso y más sentido, pensado
    y expresado por un poeta.

    -El poeta no miente -o sea, no fabula- para engañar, sino para hacerse
    entender. Las mentiras quieren iluminar verdades.

    -Tiene la culpa la sociedad actual -consumista, neurótica, voraz… y
    todo eso que se dice- de volvernos malas personas?, ¿o es al revés? ¿El
    mundo hace malo al hombre, o el hombre hace malo al mundo?

    -Su pregunta no me extraña porque nos hemos puesto hipercríticos con
    Occidente, tanto, que nos hemos llenado de complejos insensatos que
    están a punto de hacernos pedir perdón por existir. Las sociedades
    desarrolladas de Occidente no son perfectas, pero sí las más libres y
    dinámicas.

    «Enemigo torpón»

    -Y en Cuba, ¿de quién es la culpa de la carestía, de la dictadura de
    Castro o del embargo de EE UU?

    -Dulce María Loynaz lo dijo de un modo impecable: el problema de Cuba es
    interno. Castro tiene en EE UU a un enemigo torpón y su más entusiasta
    proveedor de coartadas. Por cierto, últimamente vende a Cuba muchas cosas.

    -¿Y por qué se fue usted de Cuba?

    -Prácticamente obligado… Un grupo de intelectuales cubanos firmamos en
    1991, en La Habana, una manifiesto demandando reformas. Nos acusaron de
    agentes imperialistas y nos castigaron. A mí me expulsaron de las
    organizaciones de escritores y periodistas y me quitaron el trabajo. Mi
    situación era insostenible y decidí emigrar. Al final, en 1992, tras
    meses de denegarnos salir a mi mujer y a mí, nos dieron 48 horas para
    ello. Sólo pudimos sacar ropa y unos libros. Nada de dinero.

    -Al menos a usted no se atrevieron a hacerle un ‘acto de repudio’. ¿En
    qué consisten esos ‘actos’?

    -Son agresiones públicas verbales y físicas a disidentes -y sus
    familias- cometidas por grupos de civiles dirigidos por la policía y el
    Gobierno, que pueden durar horas. El acto de repudio es una forma de
    terrorismos de baja intensidad, de origen fascista, que la dictadura
    castrista presenta como una «acción incontrolada del pueblo indignado».
    Las Brigadas de Respuesta Rápida, aparentemente proletarias, van armadas
    de tubos metálicos y bates de béisbol, y su misión es reventar a
    ciudadanos contrarios al régimen.

    -Cuéntenos más cosas acerca de la dictadura revolucionaria.

    -En un país que sólo permite un partido -y criticar a él o a su líder se
    castiga con cárcel-, sólo hay prensa oficial, se debe pedir permiso para
    salir y regresar, puedes ser encarcelado sin cargos ni juicio todo el
    tiempo que el Estado quiera, se aplica la pena de muerte a voluntad del
    líder. En fin, donde hay un Gran Hermano cuya palabra es ley, eso es
    Cuba: una tiranía totalitaria. Y esto es así, aunque Joaquín Sabina se
    compre un fusil para defender a Castro.

    -Lo dice dolido. Aún existe condescendencia de algunos intelectuales
    hacia Castro, ¿no es así?

    -En la intelectualidad española, Castro cuenta con un nutrido grupo de
    partidarios. Me duele ver allí a creadores que admiro, como Sabina. Los
    hay que van a Cuba, con todos los gastos pagados por el régimen, a
    quejarse de la falta de libertad de expresión en España, lo cual no deja
    de ser pintoresco. Fuera de España pasa otro tanto. Ahí están Saramago,
    Soyinka, Grass, Harold Pinter, por citar a ‘superstars’. Pinter defiende
    a Castro y a Milosevic, lo que no impidió que la Academia le diera el
    Nobel, el mismo que negaran a Borges por los elogios que le dedicó a
    Pinochet. Los académicos se hacen los suecos cuando el dictador
    defendido es de izquierda.

    «Máquina de matar»

    -Conoció personalmente al Che. Su opinión sobre él no es buena.

    -Un hombre que dijo que el revolucionario debe ser «una fría máquina de
    matar», que recomendó el terrorismo para movilizar a los campesinos
    bolivianos que no querían saber nada de él ni de su guerrilla, que se
    hartó de fusilar hombres en la Fortaleza de La Cabaña… no puede ser
    santo de mi devoción. Si es un mito del siglo es porque muchos sólo
    conocen la boina con la estrella.

    -Oiga, enhorabuena por su concesión de nacionalidad española.

    -Gracias. Creo que nunca regresaré a Cuba. Aquí soy libre y estoy con
    mis hijas. Por muchas razones, para un cubano España es el país menos
    extranjero que existe.

    http://www.elcorreodigital.com/vizcaya/pg060423/prensa/noticias/Rioja/200604/23/VIZ-RIO-126.html

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *