Act of Repudiation
Recent Comments
    Archives

    Si callamos tendremos que avergonzarnos por siempre

    Si callamos, tendremos que avergonzarnos por siempre

    Testimonio de Roberto Santana Rodríguez

    Bitácora Cubana, 11 de abril de 2006 – La Habana

    Mi nombre es Roberto Santana Rodríguez, tengo 38 años y resido en la
    Calle 115 #11832 e/ 24 y 26, del Reparto Sierra Maestra, Santiago de las
    Vegas, Boyeros, Ciudad de La Habana, Cuba.

    Quiero denunciar, ante la opinión pública nacional e internacional, un
    nuevo acto de represión en mi contra por parte de las autoridades
    cubanas a través de la seguridad del estado.

    El pasado viernes, 7 de abril, poco después de la 8:30 de la mañana, el
    jefe de sector de la PNR (Policía Nacional Revolucionaria) se presentó
    en mi domicilio y me entregó una citación oficial para ese mismo día a
    las 10:00 a.m., en la décima unidad, sita en el Capri, la Güinera,
    municipio de Arroyo Naranjo.

    Al llegar al recinto policial entregué el carné de identidad en la
    carpeta y fui conducido por un oficial, que se hizo llamar “Mario”, de
    la seguridad del estado, hasta una oficina en la parte de atrás de la
    unidad, en la que me esperaba el mayor Moisés, quien se presenta como
    jefe de enfrentamiento a los periodistas independientes en Cuba, el cual
    me amenazó con la cárcel por la ley 88, ley de Protección de la
    Independencia Nacional y la Economía de Cuba, según el gobierno; más
    conocida como Mordaza, porque es una manera más de coartar los derechos
    de los cubanos, entre otros el de la libre expresión.

    A tal efecto mostró un archivo que dijo ser un expediente en fase
    preparatoria. Además mostró un CD y un abultado archivo que contenía,
    según aseguró, las noticias y otros trabajos periodísticos publicados en
    páginas Web de Internet, como PayoLibre.com, BitacoraCubana.com y
    CubaNet.org, así como otras en audio salidas al aire por la emisora
    Radio Martí. También se incluía en el dossier, reportes de ETECSA,
    compañía telefónica cubana, de llamadas que he realizado a la mencionada
    Radio Martí, a CubaNet y a otros colegas y hermanos del exilio.

    El tono del represor en todo momento fue desafiante, amenazador y hasta
    sarcástico, teniendo como el clima desagradable y mezquino, el chantaje
    que me hizo sobre la salud de mi señora madre, que padece entre otras
    enfermedades, del corazón y de hipertensión arterial, cuando espetó: “tu
    vas a ser el culpable de que tenga una recaída o que le suceda otra cosa
    cuando vayas a la cárcel, ¿estás preparado para pasar 20 años tras las
    rejas?, esta es la última vez que hablamos tu y yo; tu última
    oportunidad, baja el nivel”.

    Quiero señalar que esta situación se une a otra de menos de dos meses
    atrás. El 13 de febrero, en la Sexta unidad de Marianao; y a una reunión
    o una llamada comisión de prevención social en diciembre de 2005, por
    ser considerado potencial delictivo, y a las reuniones que, cuadra por
    cuadra, han venido realizando en el reparto para informar a cada vecino
    que conviven con un llamado mercenario, asalariado del imperio, y su
    oficina de intereses en La Habana, entre otros improperios e insultos, y
    de un posible acto de repudio, que por fuentes seguras, pienso me preparan.

    ¿Qué preocupa tanto a los personeros del régimen cubano y a sus
    secuaces? Pues que se diga a Cuba y al mundo la realidad de la isla, que
    cada vez pueden ocultar menos.

    Quiero señalar que no estoy cometiendo delito alguno. Sólo hago uso de
    mi derecho a la libre expresión, amparado por la Declaración Universal
    de Derechos Humanos, de la cual Cuba fue gestora y firmante fundadora,
    en el año 1948, en la ONU.

    Manifiesto mi voluntad de continuar en el periodismo independiente
    cubano, porque me siento comprometido con mi patria y con mis
    coterráneos. Hay que decir la verdad de Cuba, por sobre todas las cosas.
    Si callamos, tendremos que avergonzarnos por siempre. Pienso que es un
    deber, es un honor, continuar informando, y sobreponiéndonos todos a la
    represión, las presiones, los chantajes y el hostigamiento a que nos
    someten a diario las autoridades.

    http://www.bitacoracubana.com/desdecuba/portada2.php?id=1793

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *