Act of Repudiation
Recent Comments
    Archives

    Traspatio de un acto de repudio

    REPRESION
    Traspatio de un acto de repudio
    Amarilis C. Rey, Cuba-Verdad

    LA HABANA, Cuba – Mayo (www.cubanet.org) – Desgraciadamente, los actos
    de repudio son algo cotidiano en Cuba. Es la forma de manifestarse de un
    gobierno que no entiende que existen personas a las que no les gusta un
    sistema que lleva 47 años en el poder.

    El acto de repudio orquestado por el gobierno contra el periodista José
    Antonio Fornaris en su domicilio el pasado jueves fue visto como un
    hecho cotidiano por varios colegas de la prensa independiente y
    activistas de la oposición pacífica que conocieron del suceso.

    “Más de una hora gritando que soy un anexionista y un mercenario no me
    sorprendió. El gobierno siempre ha dicho lo que ha querido. Lo que sí me
    complació fue la actitud de mis vecinos minutos después de haberse
    terminado ese acto de terrorismo de estado; apenados unos e indignados
    otros”, comentó el comunicador, luego que terminara el acto de repudio.

    Una anciana residente en la zona manifestó a Fornaris: “Eso que le han
    hecho es una total estupidez”.

    En un parque cercano, un hombre, combatiente internacionalista en
    Angola, sin ocultar su pena, dijo al periodista: “José, me cogieron para
    eso. La presidenta de la Asociación de Combatientes me dijo que iríamos
    a un acto de reafirmación revolucionaria, pero jamás pensé que era algo
    contra ti”.

    Al día siguiente, el empleado de un comercio le dijo delante de varias
    personas que hacían cola para comprar pan: “Usted es una persona
    decente”. Un miembro del Partido Comunista, vecino del lugar le envió un
    mensaje: “Dile a Fornaris que aquí tiene a un amigo”.

    Se supo que un joven, cuando se desarrollaba el acto de repudio,
    discutió con uno de los vociferantes, y le dijo: “Cada cual piensa como
    quiere, y yo no tengo nada que defender en este gobierno”.

    “Fueron algunos hechos que sucedieron durante y después del acto, y son,
    según mi criterio, gestos nobles y espontáneos”, afirmó Fornaris.

    Muchos cubanos, al margen de lo que piensan, aborrecen esos actos
    bárbaros y los califican no de reafirmación, sino de imposición de ideas.

    http://www.cubanet.org/CNews/y06/may06/26a8.htm

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *