Act of Repudiation
Recent Comments
    Archives

    A ser libre se aprende siendo libre

    Jueves 10 de agosto de 2006

    Líder opositor cubano:
    “A ser libre se aprende siendo libre”

    ERIKA LÜTERS GAMBOA

    Oswaldo Payá, desde La Habana, asegura que la disidencia está capacitada
    para afrontar un proceso de transición.

    ERIKA LÜTERS GAMBOA

    “A caminar se aprende caminando y a ser libre se aprende siendo libre.
    Nadie puede ensayar la libertad desde la dictadura”, responde Oswaldo
    Payá, líder del Movimiento Cristiano de Liberación, cuando se le
    consulta si la disidencia interna está preparada para participar en una
    transición en Cuba.

    Su voz, pausada, refleja a la distancia la forma de ser de este hombre
    de 54 años, que lucha por un cambio democrático en la isla, siempre por
    medios pacíficos. Nada lo altera. Ni recordar el acto de repudio que
    sufrió hace poco frente a su casa, donde un grupo de manifestantes le
    gritaron consignas e insultos. Ni los frecuentes “ruidos” que delatan
    que en este diálogo telefónico participan más de dos personas.

    Payá, quien redactó el Proyecto Varela, en 1997, iniciativa de
    recolección de firmas para llamar a un plebiscito sobre libertades
    civiles, impulsa ahora Todos Cubanos, “una alternativa pacífica que
    propone mantener la salud y la educación gratis y que no haya un salto
    al neoliberalismo ni a privatizaciones desenfrenadas. Planteamos el
    derecho a que los cubanos tengan sus propios negocios, medios de
    comunicación y discusión. Es decir, a institucionalizar todos los derechos”.

    -¿Tienen alguna posibilidad real esos cambios?

    “Estamos visualizando y siendo testigos de la esperanza. Hay una
    alternativa que es posible y que irá ganando, creo que ahora a mayor
    velocidad, no sólo más simpatizantes, sino más personas que se liberen
    del fatalismo, del miedo, del odio”.

    -¿Qué rol tiene el exilio cubano en este proceso?

    “El papel principal definitivamente corresponde a los cubanos que
    estamos dentro de la isla, no porque los exiliados sean menos cubanos y
    tengan menos derechos de amar a Cuba. El problema está en Cuba, la
    solución está en Cuba y los cubanos del exilio tendrán un papel en la
    vida futura, pero no con esas caricaturas que algunos hacen de reclamar
    sus casas y propiedades”.

    -¿Tiene capacidad la oposición para eventualmente integrar un futuro
    gobierno?

    “Tanta como la que comenzó a existir en Chile el primer día después del
    referéndum. A caminar se aprende caminando y a ser libre se aprende
    siendo libre. Nadie puede ensayar la libertad desde la dictadura.

    Para lo que no estamos preparados es para seguir viviendo en este orden
    sin derechos y sin proyectos de futuro. Y sí, claro que sí, estamos
    preparados para la apertura, para la participación, para el diálogo. Hay
    un proceso que no se da por decreto que es el de la reconciliación”.

    -¿Y usted estaría dispuesto a formar parte de un gobierno o a participar
    de algún diálogo?

    “Lo segundo, sí, desde ahora. La función que vaya a realizar a futuro
    depende primero de que esté vivo y me han augurado muchos que no voy a
    llegar allá, pero creo que vivo en las manos de Dios”.

    -Pero a usted el régimen lo tolera bastante, ya que no lo encarceló
    junto a otros disidentes.

    “Si quiere llamarle tolerancia… Si usted se parara frente a mi casa
    vería unos grandes cartelones con gusanos, diciendo que la disidencia es
    traición. No hay persona que se me acerque que la seguridad del Estado
    no trate de abordar. No quiero hacerme el héroe pero tampoco describir
    una vida como la de un opositor político en un país democrático, porque
    no es así”.

    -¿Cómo aprecia el futuro?

    “Miramos hacia delante con toda la esperanza que hemos sembrado hasta
    ahora. Y esta necesidad de cambio no surge porque Fidel Castro se haya
    enfermado; el pueblo tiene derecho a otra vida, con libertades, con la
    posibilidad de crear, de trabajar libremente, de progresar, de entrar y
    salir de su país. No deseamos la muerte a nadie. Ese es el lema del
    régimen: “Socialismo o Muerte”. El nuestro es: “Libertad y Vida”.

    “Comenzó un cambio”

    “Conozco algo de lo que es Cuba por dentro, y Fidel Castro siempre tuvo
    un control absoluto. Creo que si Fidel sufre una gran operación como la
    que sufrió, no va a recuperar el poder como a él le gusta. Eso significa
    que empieza un cambio, una transición”, dijo el escritor chileno Jorge
    Edwards a DPA. Añadió que no se sabe a dónde va esta transición, “pero
    sí se sabe que es un cambio, y eso ha comenzado”. Señaló que la
    delegación de poderes en Raúl Castro no es un “ensayo general” de su
    salida del poder orquestado por el propio líder cubano.

    Fidel dirige el país por teléfono

    El líder sandinista, ex Presidente y actual candidato a la Presidencia
    de Nicaragua, Daniel Ortega (1985-1990), dijo que el mandatario cubano
    Fidel Castro “ya está activo” y se comunica por teléfono para orientar
    las actividades del gobierno. Desde La Habana, donde se encuentra desde
    hace tres días, Ortega afirmó que Castro está en “un proceso progresivo
    de recuperación” tras la cirugía a que fue sometido la semana pasada.

    Ortega, el primer líder extranjero en llegar a la isla tras la operación
    de Castro, anunció que de ganar los comicios del 5 de noviembre
    reanudará la cooperación oficial con Cuba.

    http://diario.elmercurio.com/2006/08/10/internacional/_portada/noticias/FF30DB6A-80F0-49B2-A890-8536CC44D615.htm?id={FF30DB6A-80F0-49B2-A890-8536CC44D615}

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *