Act of Repudiation
Recent Comments
    Archives

    Llegaron las jarras a credito!

    SOCIEDAD
    ¡Llegaron las jarras a crédito!

    Guillermo Fariñas, Cubanacán Press

    SANTA CLARA, Cuba – Noviembre (www.cubanet.org) – El 18 de octubre de
    este año todo indicaba que iba a transcurrir como cualquier otra jornada
    en el barrio La Chirusa, en Santa Clara: vendedores pregonando a media
    lengua sus mercancías robadas, y los ancianos del Comité de Defensa de
    la Revolución vigilándolo todo y a todos.

    De pronto, la presidenta del CDR salió a tocar las puertas de las casas
    de su cuadra para anunciar la buena nueva de que pronto llegarían los
    trabajadores sociales para entregar las nuevas jarras para hervir el agua.

    Al barrio lo invadió el bullicio. Curiosos, expectantes, los vecinos se
    mantuvieron en las aceras, mientras los fidelistas recalcitrantes
    aprovechaban para infundir optimismo a los incrédulos.

    Se comentaba en voz baja que a la comunidad Consejo Popular Hospital no
    le habían entregado los refrigeradores prometidos, ni los aires
    acondicionados, y muchos menos los televisores chinos de 29 pulgadas.

    Ya Rafelito “Chispa´e tren”, connotado alcohólico del vecindario, se
    había enfrascado en una etílica discusión con Petoya “El médico”, otro
    adicto a los licores, y el debate fue subiendo de tono hasta convertirse
    en una franca gritería.

    Rafelito alegaba, con voz de trueno, que nada de lo entregado por el
    gobierno era regalado, que no usaran más el verbo entregar porque allí
    nada era gratis. Por el contrario, todo era bastante caro para los ya
    menguados bolsillos de los cubanos.

    Petoya voceaba que esos eran regalos del Comandante Fidel Castro, que se
    estaba muriendo, y al que no lo viera así no era otra cosa que un
    desagradecido de la revolución, al que deberían golpear tras un
    partidista y violento acto de repudio.

    Alguien levantó un teléfono y llamó a la policía. A los pocos minutos se
    personó el jefe de sector, conocido por “Baracoa mía”, porque es oriundo
    de esa ciudad del oriente cubano.

    Los “contrincantes” se escondieron de prisa en sus respectivas
    viviendas, al grito de ¡Agua!, que advierte a la población que se acerca
    la policía. Ambos ya estaban amenazados por el uniformado debido a sus
    constantes escándalos públicos.

    El teniente “Baracoa mía” alzó su engolada voz para que todos lo
    escucharan, dejó bien claro a los presentes que al primero que dijera
    algo contra el gobierno se lo llevaría sin contemplaciones para la
    unidad de la policía.

    Por eso, cuando “El chino”, un jubilado de 87 años, vio doblar en un
    esquina al ómnibus Yutong, gritó alegremente:

    -¡Ya llegaron las jarras a crédito!

    Ni el mismo Chino sabe todavía cómo se vio sentado de pronto en un auto
    de la policía, y pagando después 60 pesos de multa ¡por gracioso e
    inconveniente! -según dijo el teniente.

    http://www.cubanet.org/CNews/y06/nov06/02a9.htm

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *