Act of Repudiation
Recent Comments
    Archives

    Iguales, Pero en Diferentes Tonos

    Iguales, Pero en Diferentes Tonos
    2007-01-06
    Hugo Araña, Bibliotecario y Periodista Independiente, Corresponsal en la
    isla de Misceláneas de Cuba

    Según un artículo publicado en la edición dominical de diciembre 31 en
    el diario Juventud Rebelde, con el sugerente título de: ¿Cómo quisieras
    que fuera Cuba del 2020?, en el cual, dice, que recogió opiniones de 300
    jóvenes por toda la Isla, según su articulista, prácticamente no se
    diferencian en muchos de los aspectos que toca la prensa independiente
    de la Isla desde que tenemos noticia.

    Temas como la doble moral, de que si no se critica seguiremos mal, de
    que la hipocresía entre las relaciones de los cubanos con el propósito
    de alcanzar una posición laboral alcanza niveles fatales, de elevar el
    nivel de vida que está bastante baja, de vivir sin tantos momentos
    angustiosos que se viven en la actualidad por motivos diversos, ya sea
    en la esfera económica, política y social; de el ansia de viajar para
    conocer otras culturas, fueron los más nombrados.

    Y para rematar nos atenemos la confesión de un chofer que en tonos
    despampanantes no tuvo reparos para decir que: me imagino el 2020 con la
    carne de puerco más barata, con los programas de suministro de agua al
    kilo, con ómnibus cada 10 minutos, con la carne de res otra vez todas
    las semanas, etc. Sólo que no especificó si esas pretensiones serían
    virtuales o reales.

    Si fuésemos a realizar un balance de lo escrito, son los mismos
    problemas que diferentes periodistas independientes han informado lo
    mismo en noticias que en comentarios. Asuntos que hoy en día golpean al
    cubano de a pie.

    Sin embargo, cuando estos corresponsales independientes hablan de estos
    asuntos, entonces, lo que les cae encima va desde un acto de repudio, un
    Acta de Peligrosidad social, una nueva citación lo mismo a una estación
    de la policía que a las de Seguridad del Estado, o un novísimo acoso.

    Lógico dentro de lo ilógico. Como se sienten libres pese a todo, y no
    están enmarcados en la nomenclatura del Régimen, los califican como
    contrarrevolucionarios, vendidos al imperialismo norteamericano,
    apátridas y todo lo que se estime necesario.

    ¿Pero cómo ahora se catalogarán a esos cubanos que fueron entrevistados,
    y que de seguro emitieron otras opiniones que el periodista no se
    atrevió a publicar por no buscarse problemas? Por supuesto, aquí en Cuba
    no es que se diga esto o lo otro, sino quién lo diga.

    http://www.miscelaneasdecuba.net/web/article.asp?artID=8375

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *