Act of Repudiation
Recent Comments
    Archives

    De Una Bestia, las Dos Garras

    De Una Bestia, las Dos Garras
    2007-02-14
    Luis Tornés Aguililla

    «Sero sapiunt» (Sabios pero tarde)
    Marco Tulio Cicerón

    Febrero de 2007. En la Alemania de Adolf Hitler, a partir de la
    aplicación de la Ley del 30 de abril de 1939, la cual regulaba el
    alojamiento de los judíos en el territorio del Reich, fueron creadas las
    «judenhaus» (casa del judío ) para concentrar, seleccionar y clasificar
    metódicamente las familias judías previamente desalojadas de sus
    domicilios y que tarde o temprano terminarían en los campos de exterminio.

    El judío no podía tener casa propia bajo la dictadura de Hitler y
    arrimada a esa terrible injusticia iba la confiscación del permiso de
    conducir porque los judíos no podían aprovechar las ventajas de las
    autopistas del Reich construidas «gracias al sudor del pueblo alemán».

    Hoy, en 2007, a pesar de que sabemos perfectamente que hubo decenas de
    miles de alemanes que pagaron con sus vidas la lucha contra Hitler, no
    es menos cierto que la Alemania libre y democrática paga una especie de
    tributo a la memoria colectiva de la humanidad porque la crueldad de los
    actos cometidos en ese país entre 1933 y 1945 fueron de una magnitud que
    escapa al sentido común.

    En Cuba.
    Raúl Castro sabe perfectamente que el régimen que ellos edificaron se
    pasó de rosca.

    Sus generales encomenderos, Fidel y él creyeron que la fiesta duraría
    mil años (igual mal padeció Hitler) y, de hecho, nunca tuvieron la
    prudencia de poner en perspectiva la acción pública por lo que se
    hundieron en una especie de esquizofrenia cuyo resultado político
    fundamental es que hoy, Raúl y sus alabarderos están atrapados en una
    nasa de la cual sólo Dios sabe cómo saldrán.

    De ahí, la justificación de mantener encerrados a los 300 rehenes
    políticos en las cárceles cubanas y de ahí que tal y como ocurrió en la
    Alemania nazi, la universidad es sólo para los "revolucionarios".

    Desde la U.M.A.P hasta que se produzca el último acto de repudio en
    tierra cubana, el almanaque no dejará de contar los días al mismo tiempo
    que los corazones seguirán apabullándose en un ajiaco de rencores y
    ello, aunque nos desgaznatemos pidiendo una reconciliación nacional que
    nos libre de la guerra civil y de la venganza.

    La realidad es que -como ha ocurrido en la Europa– pasarán largos
    decenios antes de que los cubanos volvamos a vivir en un país
    psicológicamente más o menos normal ya que el ron, las mulatas, la
    pachanga y el chisme como deporte nacional no impedirán (ni impiden) que
    seamos un pueblo de gente entristecida y el amable lector constatará que
    los cubanos vivimos, como nación, ante la misma calamidad sufrida por el
    pueblo alemán. Esa calamidad tiene un nombre: la tiranía de una facción.

    Si bien el ropaje y los tiempos son diferentes, la metodología es la
    misma y los estragos también, a tal punto que si nos remitimos a los
    archivos desclasificados de la STASI constataremos que la identidad y la
    procedencia de tal o tal compañero instructor de la
    para-siempre-difunta-R.D.A lo relacionan monstruosamente con los
    servicios de inteligencia y con la Gestapo de Adolf Hitler.

    Es una realidad histórica afirmar de que la escuela que facilitó el
    control liberticida y científico de la población cubana por parte del
    castrofascismo es hija de lo más abyecto que la humanidad haya vivido en
    los tiempos modernos: el nacionalsocialismo alemán.

    Ruego.
    Como los cubanos no tenemos nada que ver con el dinero que el
    castrofascismo debe al mundo ni con los éxodos potenciales hacia EE.UU.
    sería prudente que el gobierno español de José Luis Rodríguez Zapatero,
    la Unión Europea y los servicios ocultos de Estados Unidos se dejen de
    hacer maromas ya que hoy, la verdad sobre el futuro de Cuba depende de
    la fuerza que tome el esperado y ya cercano bembé. (Si usted no sabe lo
    que es un bembé pues averígüelo y ya verá…)

    http://www.miscelaneasdecuba.net/web/article.asp?artID=8770

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *