Act of Repudiation
Recent Comments
    Archives

    ENTREVISTA A GISELA DELGADO, DAMA DE BLANCO, ESPOSA DEL RECONOCIDO OPOSITOR HÉCTOR PALACIOS

    ENTREVISTA A GISELA DELGADO, DAMA DE BLANCO, ESPOSA DEL RECONOCIDO
    OPOSITOR HÉCTOR PALACIOS
    2007-03-26. www.damasdeblanco.com
    María Ángeles Altozano, Solidaridad Española con Cuba

    "Nosotras les hacemos partícipes a nuestros esposos de la solidaridad
    mundial"

    26 de marzo de 2007. Ya han pasado cuatro años desde que el gobierno
    cubano encarcelara a 75 personas inocentes que pedían derechos humanos y
    libertades en Cuba.

    La semana pasada, sus esposas, madres e hijas constituidas desde marzo
    de 2003 -cuando tuvo lugar aquella oleada represiva- como las Damas de
    Blanco, han conmemorado el 4º Aniversario de aquel acto represivo,
    conocido mundialmente como la Primavera Negra de Cuba.

    Para que no olviden a los más de 60 hombres que aún están en prisión
    pagando con prisión el haber pedido la libertad de su pueblo; para que
    el mundo entero sepa de la existencia de prisioneros de conciencia en
    las cárceles cubanas; para que conozcan quiénes son estas mujeres que
    piden la libertad de sus familiares inocentes encarcelados; para que
    todo el mundo se solidarice con ellas; y para que el gobierno cubano
    permita de una vez por todas que los presos de conciencia puedan volver
    pronto junto a sus familias. Para todo eso, han alzado su voz las Damas
    de Blanco.

    Llevan una semana celebrando actos para conmemorar la Primavera Negra y
    pedir, al gobierno cubano, que libere a los presos de conciencia, y al
    mundo entero, que se solidarice con su causa. Las Damas de Blanco,
    inquebrantables ante las amenazas y actos de repudio, han demostrado una
    vez más que están unidas en su justa lucha, y que pese a haber pasado
    cuatro años, su unión y esperanza, lejos de disminuir, crece día a día.
    Este año ha tenido lugar una de las marchas más multitudinarias de las
    Damas, con casi 70 mujeres caminando y rezando por las calles de la Habana.

    Gisela Delgado es una de estas valientes mujeres. Su esposo, el
    reconocido opositor pacífico Héctor Palacios, fue excarcelado el año
    pasado pero el compromiso de Gisela no se ha debilitado. Comprometida
    con las demás Damas, y con un futuro mejor para todos los cubanos,
    Gisela es una de las dignas representantes de las Damas de Blanco.

    Ella lleva varios años del lado de la oposición pacífica, pues ha
    formado parte, junto a su esposo, de movimientos pro democracia. Antes
    de ser Dama de Blanco, ya era coordinadora del Proyecto de Bibliotecas
    Independientes, con el que facilita a los cubanos disfrutar de lecturas
    libres. Esta valiente mujer insiste en que los cubanos merecen poder
    elegir todo: desde sus lecturas hasta quiénes le gobiernan.

    Gisela se confiesa amante de libertad, defensora de una mejor vida para
    todos los cubanos, y esposa enamorada. Sus palabras trasmiten fuerza,
    sinceridad y sobre todo fe en lo que hace. Gisela está convencida de que
    un futuro mejor es posible para Cuba, y por eso lucha. Y por eso llama
    también a todas las personas a solidarizarse con su causa.

    Un ejemplo de su incondicional lucha y valentía es el importante papel
    que jugó la semana pasada, cuando el gobierno les organizó un acto de
    repudio. En esta ocasión Gisela, junto a las demás Damas, demostró al
    mundo entereza y valentía.

    Gisela habla como una heroína de un cuento de hadas. No cabe duda de que
    lo es. Ella, como todas las demás Damas de Blanco, es ejemplo de las
    mujeres que han luchado a lo largo de la historia por la libertad. Son
    en verdad heroínas de un cuento de hadas al que sólo le cabe esperar un
    final feliz.

    María Ángeles Altozano (MAA) – Buenas tardes Gisela. Encantada de saludarla.

    Gisela Delgado (GD) – Hola buenas tardes.

    MAA – ¿Cómo está?

    GD- Bueno la verdad es que estoy cansada, me duelen los huesos. Estos
    días fueron brutales.

    Y además con este último acto de repudio, aunque tengamos fuerzas, los
    músculos se nos han quedado doloridos. ¡Estamos todas igual, con muchos
    dolores, así que será de eso! –comenta añadiendo un toque de humor a la
    enorme tragedia que supone soportar estos despreciables actos-.Y es que
    realmente fuimos empujadas, y eso nos trajo los dolores musculares. Pero
    bien, todo lo que hemos hecho y el acto de repudio han tenido una
    reacción en la gente, han visto lo que ocurre y lo que hacemos. ¡Fíjate,
    nos hablan de valor! Y sí valor tenemos, pero esto ha sido un proceso
    lento hasta haberse creado el movimiento.

    Lo principal es que las gentes de pueblo no se sumaron al acto de
    repudio, que fue realmente un acto violento, de chusma, que
    afortunadamente no representa la voluntad popular, sino sólo al interés
    de un partido macabro, o del gobierno porque es la misma cosa, que
    aplasta los derechos de los cubanos.

    MAA – Las Damas de Blanco se mantienen firmes en su lucha y eso es algo
    que no está pasando desapercibo para la opinión pública internacional,
    puesto que ya son muchas personas las que os admiran…

    GD – Sí, así es. Nosotras, las mujeres de los prisioneros de conciencia,
    vamos a continuar en nuestra protesta hasta que sea excarcelado el
    último preso político. Creemos que tenemos razón a ser escuchadas.
    Realmente el gobierno no escucha, no da ninguna respuesta, porque el
    gobierno es el que decide todo, no hay división, gobierno y partido son
    uno solo y no dejan escoger. Y por eso es el gobierno cubano quien
    condena y mantiene en prisión a personas inocentes.

    Actualmente mantiene en prisión y con sumarísimos expedientes a presos,
    y como estrategia política, cuando saben que un preso está en
    condiciones deplorables y puede morir, como le pasó por ejemplo a Valdés
    Tamayo, lo excarcelan pero no retiran los cargos. (Miguel Valdés Tamayo
    ha sido el primer prisionero de conciencia de los 75 que ha fallecido,
    como causa de su delicado estado de salud, que arrastraba desde que
    salió de prisión, tras ser excarcelado por problemas de salud) Es lo que
    han hecho con mi esposo, a quien excarcelaron el pasado seis de
    diciembre, porque estaba realmente muy grave.

    MAA – ¿Cómo vivió esa situación?

    GD – Mal porque no pensé que estuviera en las condiciones de salud en
    las que estaba, y ha sido duro cuando lo excarcelaron ver su mal estado
    de salud, y todas las cosas que padece. No es lo mismo verlo una hora,
    como cuando estaba en la cárcel, que ya ver día a día su desmejorado
    estado de salud.

    Su capacidad respiratoria es de un 40%, además el corazón está muy
    dilatado, y tiene un aumento del ventrículo izquierdo. También tiene
    afectada visiblemente la pierna derecha, por la mala circulación, ya que
    no le riega bien la sangre de regreso, aunque se supone que esto es algo
    transitorio, pero bueno veremos si así o no –Gisela se muestra muy
    preocupada por el estado de salud de esposo-. Tengo miedo porque puede
    sufrir una trombosis o un infarto….porque su circulación está muy mal, y
    eso se lo debemos a las prisiones cubanas, porque este gobierno tiene a
    gente en las cárceles y ni siquiera tiene unas condiciones mínimas para
    tenerlos, donde se les trate como a personas, y es que no sólo condenan
    sus derechos y sus libertades sino también su salud.

    Para el Estado las personas que se oponen a &#233
    ;l son peores que las ratas
    podríamos decir, son peor tratados. Si para el gobierno cubano el pueblo
    no tiene derechos, los que alzamos las cabezas para defender esos
    derechos aún menos, y por eso en las cárceles se les aplica condenas
    adicionales, como por ejemplo las amenazas psicológicas o llevarlos a
    celdas tapiadas.

    Héctor estuvo tapiado, en una celda, tuvo que dormir ocho meses en el
    suelo para poder tomar el aire que entraba por la rendija porque al
    estar tapiada la puerta casi no entraba nada de aire. Allí hacía 40º
    grados de temperatura –nos dice Gisela aún hoy escandalizada por aquella
    situación que tuvo que sufrir su esposo. Y esa situación le ha dañado y
    le ha dejado secuelas, por eso ahora su estado de salud es muy malo, su
    organismo quedó dañado por lo que tuvo que resistir por no ser tratado
    como un ser humano. De eso tengo constancia en informes, no es que me lo
    esté inventando.

    Eso responde a la política de este Estado. De que si no quebraron su
    voluntad en el juicio oral, pues tratan de quebrantar la voluntad de
    estos hombres dentro de las prisiones. Lamentablemente es penoso que en
    este país exista un gobierno así, tan cruel con su población en pleno
    tercer milenio que vivimos.

    Y más lamentable es que muchos siguen aún en prisión. Pero al menos esto
    nos da fuerzas para continuar la lucha, tratando de protestar porque es
    la única forma de conseguir justicia, y de sacar a las familias, y
    posteriormente a Cuba, de la realidad que vive hoy.

    Estos grupos que protestamos podemos cambiar las cosas, para que así el
    pueblo vea que se puede cambiar. Que es un derecho que tenemos, el poder
    protestar contra el gobernante cuando no nos guste lo que hace.

    MAA – ¿Qué evaluación hace de la trayectoria que han seguido las Damas
    de Blanco en estos años de lucha?

    GD – Las Damas hemos sido objeto de actos de repudio, de amenazas
    personales a cada familia, de actos hostiles y brutales que nos han
    hecho. Además han tratado de quebrantar la unión entre las mujeres
    creando disputas y calumniando, pero no lo han conseguido.

    Pero algo hemos sacado en estos cuatro años, a pesar de dificultades, es
    que en estos cuatro años se han dado cuenta de que no han logrado
    separarnos. Este año ha sido incluso el año que más mujeres nos hemos
    reunido para conmemorar el aniversario de la Primavera Negra. En la
    marcha que tuvo lugar el domingo pasado éramos casi 70 mujeres- nos
    cuenta con orgullo-.

    Aunque claro, pensamos que siempre, en cualquier momento, puede haber
    represalias contra nosotras…

    MAA – Las Damas han sido objeto de actos de repudio por parte de grupos
    afines al régimen, pero ¿cuál es la actitud hacia vosotras de la gente
    del pueblo, en general?

    GD – Hay mucha gente del pueblo que nos observa desde lejos, durante las
    caminatas, y nos hacen con la mano, de manera discreta sin que les vean
    mucho, el gesto de la "v" de victoria o la "l" de libertad, y nos dicen
    "¡sigan adelante!, ¡que dios las bendiga!". Y es que la gente está
    cansada de que no se les pregunte qué quieren, de que se les haya
    impuesto, durante casi 50 años, un gobierno y un único partido.

    Muchas personas clandestinamente, a través de los canales de televisión
    o las radios clandestinas, vieron las imágenes del acto de repudio que
    nos organizaron el miércoles. Además cuando ese grupo de personas se
    vino hacia nosotras no se unió nadie del pueblo, eso fue un acto bien
    organizado por el estado. Son grupos paramilitares organizados por el
    gobierno para estas cosas; era un grupo muy grande pero luego, a medida
    que fuimos avanzando, se fueron quedando atrás y nadie les siguió. La
    prueba de que las manda el estado y de que no son grupos espontáneos de
    ciudadanos es que muchas de estas personas son gente que han ido a
    todos los demás actos de repudio que nos han organizado a las Damas. Yo
    me di cuenta que eran las mismas personas que participaron en el acto de
    repudio que me hicieron el día 22 de julio de 2005 y el 12 de agosto de
    ese mismo año.

    Por eso se llaman grupos paramilitares, porque no responden al pueblo
    sino a la voluntad del gobierno cubano. Nosotras caminamos mucho ese día
    y no nos salió nadie más al paso, sólo estas personas, que estaban en la
    escalinata de la universidad, preparados, porque aquí los del estado
    parece que tienen calles que consideran como propias. Lo que sí podemos
    asegurar es que no existió provocación alguna por parte nuestra.

    MAA –Ahora destaca su papel, más conocido a nivel internacional, como
    Dama de Blanco, pero también es coordinadora del Proyecto de Bibliotecas
    Independientes, ¿en qué consiste exactamente esa labor?

    GD – Este Proyecto que yo dirijo, se fundó en el año 1998, con el fin de
    dar al pueblo una lectura libre. Y desde entonces hemos tenido algunos
    resultados. Se han logrado convocar varios concursos literarios, y hemos
    podido compilar las obras de los concursos en publicaciones. La
    compilación de este año se llama "Voces de cambio", y la anterior se
    llamaba "Ojos abiertos". Estos trabajos se han presentando dentro y
    fuera de Cuba, y los hemos podido dar a conocer, aunque con algunos
    problemas, ya que los problemas siempre están presentes en Cuba –nos
    dice con resignación-.

    MAA – Gisela, usted es una mujer comprometida con los derechos humanos y
    las libertades en Cuba desde hace años. Tanto usted como su esposo han
    estado siempre del lado de la oposición pacífica en Cuba, ¿eso les ha
    pasado factura?

    GD – Sí, claro – afirma sin dudarlo-. A mí me levantaron un expediente,
    y me amenazaron con 25 años de prisión. Además de amenazarme a mí
    directamente, me han amenazado con mi familia. Cuando encarcelaron a mi
    esposo me dijeron que era por mi culpa, por tener la Biblioteca, y que
    por eso lo había pagado él. Al gobierno cubano no le gusta llevar a
    mujeres a prisión, a pesar de que las mujeres siempre hemos estado
    presente en la lucha por las libertades. A lo largo de la historia en
    Cuba nunca han faltado mujeres que hayan luchado por la libertad, y
    ahora nosotras no estamos ajenas a eso.

    MAA – ¿Cómo vive su familia esta situación de presión que vive?

    GD – La familia sufre mucho la represión. Hasta la mamá de Héctor, que
    ya es una persona mayor. Le pongo mi ejemplo pero este es el caso de
    todas las familias.

    Tengo una hija de 22 años que también ha sido objeto de represión. A
    ella le dijeron que me tenía que decir a mí que me callara porque si no
    yo sería llevada a prisión y ella no podría acabar sus estudios. La
    repuesta de mi hija fue decirles que ella no era nadie para callarle la
    boca a su mamá. Incluso ha sido objeto de amenazas en las escuelas, le
    han amenazado con expulsarla de la escuela, a una estudiante tan buena
    como ella…deberían agradecer tener a una estudiante como a mi
    hija…aunque sí que hay un gran riesgo de que la expulsen – nos comenta
    muy dolida, y a la vez orgullosa, desde su condición de madre-.

    A la mamá de Héctor le decían que a su hijo le llevaron a la celda
    porque yo me pasaba la vida protestando, e iba a marchas subversivas, y
    que ten&#23
    7;an la benevolencia de no llevarme a mí, pero que a cambio lo
    encarcelaban a él. Con estas cosas ponen en una difícil situación a la
    familia….

    Uno piensa qué más tengo que perder si lo he perdido todo. Se han
    llevaba hasta los recuerdos. Cuando registraron mi casa tras el arresto
    de mi esposos se llevaron hasta las fotos de familia, la radio, la
    máquina de escribir, libros…- relata Gisela en tono pausado, como
    volviendo a rememorar aquellos duros momentos-. Además nos vigilan
    continuamente…¡qué más hay que perder! Y si pueden te quitan hasta la
    dignidad.

    Por suerte eso mi familia no lo ha perdido, es el tesoro más grande que
    tenemos: la dignidad y la libertad de la que goza mi familia, porque
    nosotros somos seres libres porque decimos lo que pensamos para que en
    Cuba tengamos todos los cubanos una vida mejor de la que ahora vivimos.

    MAA – Es admirable que siga con la lucha por la libertad de los
    prisioneros de la Primavera Negra junto a las demás Damas de Blanco,
    como el primer día, y eso a pesar de que su esposo está ahora mismo
    excarcelado.

    GD – Es que eso es lo número uno. Ese es mi primer compromiso con Cuba.
    Los presos son amigos, hermanos…familiares…, no ajenos, y tenemos un
    compromiso con la democracia para Cuba. Nosotras debemos ser ejemplo.
    Nunca en cuatro años dije que dejaría a mis amigas sin mi solidaridad.
    Siempre me van a tener a su lado, y eso es muy importante para ellas,
    mantener la solidaridad con ellas como lo hacen ellas conmigo.
    Además mi esposo no está libre del todo, mañana mismo lo pueden volver a
    llamar y decirle que tiene que seguir cumpliendo su condena aunque sea
    en un hospital de la prisión. La pena no está extinguida.

    MAA – ¿Cómo se encuentra Héctor en estos momentos?

    GD – Bueno, bien de ánimos. Él es optimista, tiene fe en sí mismo y en
    su lucha. Ser optimista le ayuda a la salud. Nosotros somos una familia
    en toda la extensión de la palabra, por eso nunca le falta el apoyo
    nuestro, y eso le ha servido de aliento, lo ha mantenido más fuerte.

    La política cubana no se ha enfrentado a 75 personas durante este
    tiempo, sino a 75 familias, porque los presos han mantenido siempre a
    sus familias a su lado. Eso es fundamental: mantenerse unidos para tener
    fuerza.

    MAA – ¿Y usted cómo está?

    GD – A pesar de dolor muscular y del cansancio que significa esta lucha
    mi ánimo es bueno. Lo fundamental es que todo el que lucha tenga fe en
    lo que hace y yo la tengo.

    Como le digo, la unidad nos ha fortalecido a pesar de lo que han hecho
    para separarnos. Por encima de todo se ha mantenido la unidad; un
    reflejo de ello son nuestras caminatas cada semana. Lo importante es que
    se mantiene la protesta. Y lo más saludable es que no hay una sola
    cabeza visible, sino unidad, somos un todo, un grupo de mujeres que
    lucha por la injusticia que se han cometido contra sus esposos.

    MAA – ¿Qué mensaje lanzaría a los que lean esta entrevista?

    GD – Les diría que necesitamos mucho la solidaridad del mundo, esa
    solidaridad nos hace ser fuerte. Cuando lean esto verán el testimonio de
    alguien que sufre en carne propia lo que es vivir en un Estado sin
    derechos y sin libertades. Les diría que necesitamos la solidaridad de
    todas esas personas que sepan de nuestra existencia.

    MAA – ¿Qué pueden hacer para ayudarlas?

    GD – Hay muchas cosas que pueden hacer para brindarnos su solidaridad.
    Por ejemplo lo que hacen muchos: visitarnos, contactar con nosotros
    viniendo a nuestras casas o a través de una llamada. También tener
    vivencias con nosotras para que sepa qué es lo que hacemos.

    Lo importante es que la solidaridad se mantenga. Aunque la ayuda y las
    visitas se concentren más en las Damas que estamos en la capital – ya
    que es más turístico y es más fácil de localizar-. Pero no importa,
    nosotras toda la ayuda y todo el ánimo que nos dan lo comunicamos a las
    demás y lo compartimos entre todas. Como por ejemplo las notas, los
    recados de la gente, algunos regalos, o las noticias que nos llegan
    desde fuera sobre manifestaciones en nuestro apoyo celebradas en otros
    países.

    Eso estimula mucho a las personas, porque saben que se lo pueden
    trasladar a sus esposos, hacerles llegar todo el reconocimiento y el
    apoyo de las visitas. Nosotras les hacemos partícipes a nuestros esposos
    de la solidaridad mundial.

    Precisamente ahora estaba haciendo una recopilación de llamadas y
    recortes de periódicos para cuando nos veamos todas las Damas de Blanco
    el 18 del próximo mes, en el ayuno. Y así ver qué se ha dicho, cómo nos
    ha apoyado etc.

    MAA – Espero que incluya también esta llamada y les envíe muchos ánimos
    a todas las Damas de nuestra parte, y también les felicite por tan digna
    labor.

    GD – Sí, por supuesto – contesta Gisela riéndose-.

    MAA – Héctor debe estar muy orgulloso de tener una mujer como usted…

    GD – Bueno, sí –nos dice y se sonríe-. Lo que pasa es que no hemos
    tenido tiempo ni de respirar. Cuando lo excarcelaron estuvimos con
    muchas visitas de la gente que lo quería saludar, y luego las reuniones…
    y es que cuando no es una cosa es otra. Así que casi tenemos poco tiempo
    para nosotros, y hablar…aunque cuando tenemos tiempo lo compartimos.
    Somos personas que nos queremos mucho. El matrimonio no se nos ha
    acabado con los años. La prisión fortalece la unión, y nos ha hecho
    sentirnos seguros de que somos el uno para el otro. Él es un hombre
    excepcionalmente maravilloso y yo daría la vida por él sin pensármelo.
    Eso es algo muy especial que tenemos –sin duda las palabras de Gisela
    son las de una mujer enamorada y comprometida-.

    MAA – Gisela, los felicito a los dos por ese amor que se tienen. Muchas
    gracias por este tiempo que nos ha dedicado.

    GD- Gracias a vosotros.

    La dirección de contacto de Gisela Delgado y de Héctor Palacios es:
    Calle 25 #866 Apto. 3 entre A y B. Vedado. Municipio Plaza. Ciudad de la
    Habana.

    Héctor Palacios sufre de hipertensión y problemas circulatorios. Estas
    son algunas de las medicinas que necesitan:

    Diltiazem 180 mm- para calcificación
    Lisinopril – hipertensión
    Ranitirina – gastritis

    Esta entrevista ha sido realizada la tarde del 23 marzo de 2007, por la
    periodista María Ángeles Altozano, responsable de comunicación de la ONG
    española Solidaridad Española con Cuba. Esa misma semana las Damas de
    Blanco fueron víctimas de un acto de repudio organizado por el gobierno
    de Cuba. Y es que este mes de marzo se cumple el 4º aniversario de la
    Primavera Negra de Cuba, momento en que el gobierno castrista encarceló
    a 75 personas inocentes.

    http://www.miscelaneasdecuba.net/web/article.asp?artID=9500

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *