Act of Repudiation
Recent Comments
    Archives

    PARAPETADOS Y SIN SALIDA

    PARAPETADOS Y SIN SALIDA
    2010-04-12.
    Oswaldo Yáñez, Periodista Independiente

    (www.miscelaneasdecuba.net).- Ciudad de La Habana. A cinco de abril del
    año de la inminente libertad para todos los cubanos. En el cónclave de
    mandos que se produjo en el Palacio Presidencial hasta altas horas de la
    madrugada se evaluó la irresoluble coyuntura que enfrentan los disímiles
    mandos y cargos de la revolución castrista, ninguna solución sino
    apretar más la garra que oprime al pueblo.

    Los dirigentes, uniformados o no, fueron informados de que si era
    preciso todos correrían la suerte del General Ochoa y sus cómplices.

    La advertencia de discreción, honradez y fidelidad fue recibida con
    miradas que iban desde el asombro hasta el odio, todos se creían en
    posesión del derecho a hacer de su guerrera un sayo como prebenda por
    cerrar filas contra el enemigo y miraban al tuerto sabiendo que era la
    causa de las investigaciones y sonsaques que se han venido produciendo
    últimamente.

    Sólo uno sonreía, probablemente porque le gustaba lo que los ojos de sus
    compañeros de armas revelaban, si cómo en la simulación de la muerte de
    Castro era Ramiro Valdés quien enseñaba los dientes, el sucesor del
    tirano en jefe debería comprobar si su espalda está bien cubierta,
    puesto que conociendo al hombre, llegado el caso, no le dará tiempo ni
    de musitar… tú también Bruto…

    Después de demasiados días el general apareció en público, su discurso
    patético resaltaba la estolidez misma inherente al sistema caduco y
    vacío que defiende, quien pudiera escucharlo o verlo se daría cuenta de
    que tanto su lenguaje corporal como su tono es el de un hombre
    derrotado; así luce la tiranía en nuestros días, acosada y dando los
    últimos y sangrientos coletazos, quizás la noticia más reseñable sea que
    Castro II el Empecinado anunció que se iba a parapetar, menudo arrojo.

    Raúl acusó a Orlando Zapata Tamayo de morir por unas absurdas
    reivindicaciones y lo catalogaron como un delincuente común al que le
    negarían la entrada en la Yuma, según Alarcón. Lo que no dijo fue que
    las acusaciones las fabrico la contrainteligencia y que las condenas
    fueron dictadas sumarialmente por un sistema judicial corrupto y sumiso,
    su reclamo era un trato digno como preso de conciencia y eso le costó la
    vida; no pidió asilo político, a buen seguro que le hubiera sido
    concedido si hubiera tenido la oportunidad, él no lo quiso, amaba
    demasiado a su patria cómo para abandonarla.

    El Presidente del desgobierno acusó a los medios foráneos de fabricar un
    mártir…Nadie que tenga algo enjundioso en la sesera puede desconocer
    la verdad, Orlando fue asesinado por el inhumano y cruel trato que le
    dispensaron, incluso cuando yacía en el féretro se podían observar en su
    inerte cuerpo los rastros de las golpizas recibidas justo antes de
    entrar en coma.

    Los mártires no nacen, se hacen y el aparato represor castrista creó al
    nuevo mártir, ni los noticiosos, ni presentadores estrella, ni siquiera
    insignes blogueros lo elevaron a esa categoría, fue su sacrificio y
    aceptación de la suerte a la que le avocaron sus carceleros, lo que
    significó su ascensión a la figura emblemática en que se ha convertido,
    al punto de que no ha muerto, Zapata vive, algo que Castro II jamás
    podrá conseguir.

    Cuarenta y cinco mil firmas, desde algunas anónimas a las más
    prestigiosas, han rubricado la acusación contra el desgobierno cubano;
    la opinión pública internacional se ha percatado, ya era hora, del
    carácter criminal de la tiranía castrista, el aparato de desinformación
    del régimen ya casi ha tirado la toalla para tratar de revertir esta
    situación, el desafío es como tratar de parar una marea, lentamente ésta
    va subiendo y los que están en primera línea ya tienen el agua al cuello
    por lo que optarán por nadar a favor de corriente, algunos trovadores
    insignes ya lo han echo, ninguno se ahogará al ver que su jefe corre al
    parapeto.

    Debo hacer un inciso, los pastores de la Iglesia Católica en su gran
    mayoría están cuidado de su rebaño en la medida de sus posibilidades que
    son muy parcas, dicho sea de paso, la actitud de muchos es encomiable;
    pero no podemos decir lo mismo de la jerarquía que los gobierna, el
    Cardenal Jaime Ortega y Alamino no está a la altura de las
    circunstancias que vive nuestra patria, me duele decirlo más de lo que
    muchos piensan, más debo hacerlo a pesar de los pesares, la libertad de
    la patria lo llama y al parecer él no escucha…

    A la muerte del anterior Papa se oyeron rumores de que el purpurado
    cubano estaba en las apuestas como papable, nada impulsaría más su
    postulación, si es que a ello aspira, que imponer el sacramento de la
    unción de los enfermos a Guillermo Fariñas, o impartir la misa en la
    Iglesia de Santa Rita y al termino enarbolar un gladiolo junto a las
    Damas de Blanco.

    Acaso alguien en el Vaticano le pueda dar el empellón que precisa su
    eminencia para cumplir con su obligación como cubano, sería una gran
    noticia celebrada por fieles y ajenos, la señera demostración de que
    Jesucristo ha resucitado se revelaría en todo su esplendor y no sólo en
    los corazones cubanos palpitaría el gozo propio de estas fechas sino en
    los de todo el mundo, se diría que al fin el capelo cardenalicio actuó
    con la responsabilidad que el cargo presupone.

    Lo que tampoco se reflejó en el discurso de clausura del congreso de la
    juventudes comunistas, en el que resaltó que cada vez menos jóvenes y
    rojas se vislumbran sus menguadas filas, fue el cambio que se ha
    producido para que la represión resulte más efectivas, la
    contrainteligencia está desesperada, el parte nacional operativo así lo
    refleja, se han dado cuenta de que la revolución de los gladiolos es la
    amenaza más seria que enfrentan y si el pueblo se suma a las
    manifestaciones en las que se escuchan los justos reclamos de las Damas
    de Blanco habrán perdido las calles y con ello el jaque mate sería
    cuestión de tiempo.

    La sección 21 de la contrainteligencia, conocida como enfrentamiento, ha
    cursado instrucciones de que se impida el movimiento de las Damas de
    Blanco y que las llamadas Damas de Apoyo, que no son sino mujeres que
    acompañan y se solidarizan con las anteriores, sean detenidas para
    impedir que el grupo sea numeroso, por supuesto así mismo se hará con
    cualquier varón; el uso de la violencia está autorizado pues la
    prioridad para conseguir este objetivo es de grado uno.

    Siguiendo las órdenes del menor de los Castro y de su Ministro del
    Interior, el Mayor Damián jefe de la sección 21 para Holguín y Banes,
    mandó una turba que habitualmente se encarga de los actos de repudio y
    agredió a Reina Luisa Tamayo y a sus acompañantes, cuando tras asistir a
    la misa trataron de marchar hacia el domicilio de una de las promotoras
    de los Municipio de Oposición, el resultado fue que hasta menores
    resultados lesionados, la madre de nuestro mártir Orlando Zapata tuvo
    que ser asistida en el hospi
    tal, a cuya salida declaró que está
    dispuesta a derramar hasta la última gota de su sangre para que los
    presos políticos sean liberados.

    En La Habana el Coronel Samper logró que la Iglesia de Santa Rita sólo
    contara con la presencia de dieciocho Damas de Blanco luego de detener a
    varias de ellas que trataban de llegar hasta la marcha y a un número sin
    determinar de mujeres que estaban dispuestas a sumarse a portar su
    gladiolo junto con ellas, el siguiente objetivo es que el siguiente
    domingo sean menos aún, hasta conseguir que los gladiolos dejen de desfilar.

    Es preciso que los pretendidos defensores del dialogo con la tiranía
    conozcan cómo los estertores del régimen castrista no vacilan en agredir
    y maltratar a menores y mujeres con total crueldad e impunidad; el resto
    de mis compatriotas, tanto en el exilio cómo en el insilio y la
    comunidad internacional deben elevar sus más enérgicas protestas y
    condenas ante la flagrante vulneración de los Derechos Humanos de
    nuestras corajudas coterráneas.

    Desfachatez y chantaje son las palabras de orden para convertir a las
    víctimas en victimarios y son usadas por los libelos oficiales e incluso
    por el máximo mandatario. Resulta completamente indignante que quien
    reprime la libertad ad nauseam acuse a Guillermo Fariñas de cargos
    fabricados por los mismos represores en sus despachos del edificio sito
    en Línea y A.

    Así mismo enciende que los totalitarios que han usado el chantaje desde
    el mismo día que desembarcaron en un yate tachen la huelga de Guillemo
    como algún tipo de coacción en vez de una justa expresión de llamado al
    respeto de los más básicos Derechos Humanos, sañudamente vulnerados, de
    los prisioneros políticos enfermos.

    Al inicio usaron el o conmigo o fusilado, luego cambiaron el paredón por
    la ergástula y el campo de trabajo, pasado el tiempo te retiraban las
    prebendas si disentías, llegó en punto que exigían fidelidad o
    destierro, si aún así te quedabas y seguías oponiéndote al sistema te
    expulsaban de tu trabajo y te privaban del sustento, más tarde te
    fabricaban un acto de repudio y si algún compatriota te ayudaba corría
    tu misma suerte, si lo hacían desde el exterior ya te tachaban de
    contrarevolucionario y mercenario; nadie, nadie en este mundo, ha usado
    el chantaje con tamaña desfachatez como los Castro.

    El sicólogo Guillermo Fariñas continúa con su postura y su vida sigue en
    peligro, demasiadas cosas en el interior de su cuerpo están próximas a
    fallar, sólo Dios sabe cual será la primera y si resultará fatal,
    oraremos por él sin denuedo, así como por Darsi Ferrer y Franklin
    Peregrino del Toro, ambos en mal estado a causa de su ayuno, uno en su
    domicilio y el otro en una celda de castigo, aún a la espera de un
    falsario juicio.

    Raúl Castro, Alarcón y sus voceros hacen responsables a quienes apoyan
    al huelguista de su sino, están tratando de poner la venda antes de la
    herida, pueden decir lo que quieran, el mundo entero los hará
    responsables de su muerte pues saben que su petición es justa y debería
    ser contemplada pero el empecinamiento diabólico les hará de nuevo ser
    catalogados como lo que son, pura, lisa y llanamente, insensibles a la
    suerte de su pueblo aunque los féretros se apilen hasta el cielo.

    El general y sus cómplices de cooperación necesaria pueden parapetarse y
    pertrecharse lo mejor que sepan pero sus actos hablan por sí sólos, los
    militares ven una huida a ninguna parte de sus mandos corruptos hasta
    los tuétanos, el pueblo ve que la carestía se incrementa mientras a sus
    dirigentes se les permite incluso hasta la ostentación y la disidencia
    cierra cada vez más sus filas y cobra más valor y adeptos cuanto más se
    recrudece la represión.

    Desconozco si la absurda defensa de la revolución castrista llevará a
    sus dirigentes a demorar su fin más allá de lo razonable pero lo que es
    bien cierto es que su situación es la más delicada de su historia,
    ignoro si será el pueblo el que fuerce la remoción del sistema o si el
    verdeolivo se vestirá de los colores patrios para hacer lo que debieron
    hace mucho tiempo; no obstante, en la actualidad, podemos definir la
    situación de los Hermanos Castro sin temor a equivocarnos: parapetados y
    sin salida.

    Libertate politicorum reos unanimus.
    Unánimes en la libertad de los presos políticos.

    ZAPATA VIVE.

    http://www.miscelaneasdecuba.net/web/article.asp?artID=27102

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *