Act of Repudiation
Recent Comments
    Archives

    La Policía retiene a 5 disidentes en Guantánamo desde el jueves.

    La Policía retiene a 5 disidentes en Guantánamo desde el jueves. Cientos
    de activistas sufren el acoso de la dictadura en las provincias orientales
    La silenciosa represión de los Castro
    15 Agosto 10 – Alberto Rubio

    La oposición denunció ayer que el régimen involucró a niños en un «acto
    de repudio» contra disidentes esta semana.

    El de los Castro es, pura y simplemente, un régimen esquizofrénico que,
    en vez de hacérselo mirar por un buen especialista, está empeñado en
    llevar a todo un país a esa misma esquizofrenia. Si los octogenarios
    hermanos excarcelan presos con una mano, para que la Unión Europea crea
    que cumplen con sus exigencias democráticas, con la otra acosan,
    detienen e intentan amedrentar a la oposición en la isla, seguramente,
    para que nadie piense que la gerontocracia que controla Cuba está más
    débil que nunca.

    Al reciente anuncio de que otros seis disidentes –de los 75 detenidos en
    la «Primavera Negra» de 2003– serán excarcelados y trasladados a España
    en los próximos días, la dictadura respondió esta semana con nuevas
    detenciones en el oriente de la isla. Algo que no es nuevo; sólo se ha
    acentuado en los últimos meses.

    Cinco activistas del Movimiento Jóvenes Cubanos por la Democracia –Jordi
    García Fournier, Heriberto Liranza, Idalmis Núñez Reinoso, Samuel Leblan
    Pavón y un quinto sin identificar– fueron interceptados por la Policía
    el pasado 11 de agosto. ¿Motivo? Ninguno. Simplemente se encontraban en
    Baracoa, provincia de Guantánamo, sin ser vecinos de esta ciudad. «Si
    nos ven fuera de nuestra ciudad nos detienen, es una forma de acoso
    habitual», corrobora a LA RAZÓN el disidente Jorge Corrales.

    Al día siguiente varios miembros de la Alianza Democrática Oriental, que
    agrupa a una veintena de movimientos a favor de la democracia,
    protestaron por estas detenciones arbitrarias. La Policía Política,
    cuenta Corrales, escenificó el habitual «acto de repudio» con medio
    centenar de «adictos» al régimen. Pero esta vez, además de mayores de
    edad, la seguridad también congregó «a niños de entre 5 y 8 años, a los
    que mandaron tirar piedras contra la casa de Néstor Rodríguez Lobaina,
    el presidente de Jóvenes Cubanos por la Democracia».

    El incidente se saldó con la detención del propio Néstor, su hermano
    Rolando (arrestado también el pasado 3 de agosto, junto a otras 40
    personas) y otros cuatro miembros de la ADO –Enyor Díaz Allen, Óscar
    Sabón Pantoja, Francisco Manzané Ortiz y Roberto González Pelegrín–.
    «Cinco de ellos están todavía en el Cuartel de Operaciones de Guantánamo
    y nos han dicho que estarán bajo investigación durante 96 horas, es
    decir, hasta el lunes (por hoy)», asegura Corrales, que apenas puede
    creer el motivo por el que sus compañeros están bajo custodia policial:
    «Dicen ellos (la Policía) que una señora acusó a Néstor porque su hija y
    otro niño resultaron heridos en el apedreamiento de su casa».

    Y se pregunta: «¿No debería acusar a la Seguridad del Estado, que es la
    que involucró a los niños?». Eso sería en un país normal ¿no? «Pero allí
    no sería necesario acusar a nadie porque eso nunca hubiera ocurrido»,
    responde Corrales, que describe Guantánamo como «una de las provincias
    donde más represión hay Cuba».

    Familiares en peligro

    Varios de los excarcelados cubanos han pedido al Gobierno traer a España
    a más miembros de sus familias, después de que el régimen castrista les
    impusiera un tope de personas con las que abandonar la isla cuando
    salieron de prisión. Los disidentes aseguran que el Ministerio de
    Asuntos Exteriores se comprometió a hacer gestiones ante las autoridades
    de La Habana para permitir viajar a Madrid a este grupo de allegados,
    que ronda las 30 personas.

    Han solicitado que estos familiares puedan venir en el vuelo que
    trasladará a España en los próximos días a otros seis opositores que van
    a salir de la cárcel, como anunció el pasado viernes el Arzobispado de
    La Habana. «Tenemos mucha preocupación por estos familiares y miedo a
    que puedan sufrir la represión del régimen», declaró a Efe Jesús
    Mustafá, que llegó a Madrid el pasado 23 de julio.

    http://www.larazon.es/noticia/9611-la-silenciosa-represion-de-los-castro

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *