Act of Repudiation
Recent Comments
    Archives

    Proyecto Varela – la obra maestra de Payá y el MCL

    Proyecto Varela: la obra maestra de Payá y el MCL
    Empezó como la visión febril de un moderno profeta. Lo insólito es que
    se materializara. Los protagonistas nos cuentan cómo.
    Rolando Cartaya
    septiembre 06, 2013

    El laico cubano Dagoberto Valdés, ex miembro de la Comisión de Justicia
    y Paz de la Iglesia Católica y ex director de la prestigiosa revista
    Vitral y ahora de Convivencia, ha llamado al Proyecto Varela “el
    ejercicio cívico más importante en el último medio siglo” en Cuba.

    Algunos datos rápidos pueden confirmar esa aseveración: a pesar del
    “miedo ambiente”, cerca de 25.000 cubanos –se entregaron a la Asamblea
    Nacional 11,020 firmas en mayo del 2002 y 14,384 en octubre del 2003–
    avalaron con sus nombres, rúbricas, direcciones y números de carnet de
    identidad su apoyo al Proyecto; el gobierno se vio forzado a convocar
    una de sus votaciones compulsivas para enmendar su propia Constitución y
    blindar como “irrevocable” el socialismo totalitario; y más de la mitad
    de los 75 condenados de la Primavera Negra del 2003 pertenecían a lo que
    la gente había empezado a llamar “los Varela”, los infatigables gestores
    del programa que se quería llevar a plebiscito.

    Se necesitaría tener la visión política y la ecuanimidad cristiana que
    reunía el ingeniero Oswaldo Payá Sardiñas para concebir y luego
    convertir en realidad un proyecto despojado de rencores, polaridad y
    apasionamientos, diseñado de forma tal que muchos cubanos pudieran
    apoyarlo a la primera lectura.

    En entrevista con el periodista cubano radicado en México Edelmiro
    Castellanos, publicada por la revista Letras Libres, Payá, que había
    fundado en 1988 el Movimiento Cristiano Liberación (MCL), resumió la
    esencia de su plan:

    “Entre 1996 y 97, redacté el Proyecto Varela, que el MCL adoptó como
    propio. Se basa en un derecho establecido en la Constitución vigente,
    según el cual los ciudadanos pueden proponer cambios en el orden
    jurídico, y así se propone que, mediante la consulta popular, el pueblo
    decida sobre la realización de los cambios y el alcance de los mismos.
    Este referéndum no es sobre un sistema político, sino sobre algo más
    primario, los derechos fundamentales, que ni la ley ni la práctica
    respetan. El pueblo decidiría si la ley debe cambiar para que se
    garanticen esos derechos”.

    Al basarse en un derecho presente en la Constitución Socialista de 1976
    (el consignado en el artículo 88 que permite a los ciudadanos proponer
    leyes si 10.000 electores registrados presentan sus firmas a favor de la
    propuesta), Payá aprovechó, como antes los movimientos disidentes de
    Europa del Este, los errores del contrario. Por ejemplo, Carta 77 en
    Checoslovaquia se basó para sus demandas en la firma, ratificación y
    promulgación por el gobierno comunista de los Pactos Internacionales de
    Derechos Humanos. Un “error” que el gobierno totalitario cubano sigue
    aplazando hasta las calendas griegas.

    Vale la pena dejar constancia de que Payá nunca fue un disidente, porque
    no fue ni pionero, pero sí fue reprimido por sus principios (una vez lo
    condenaron a trabajos forzados por negarse a transportar a unos presos
    políticos mientras cumplía el Servicio Militar) y por lo que Dagoberto
    Valdés llama “el martirio civil cotidiano de todos los que son tratados
    como ciudadanos de segunda clase, como “no confiables” (…) por tener
    creencias religiosas.

    Además de su legalidad, importante para vencer el “miedo ambiente”
    cubano, el Proyecto Varela tenía las virtudes de su sencillez y su
    sensatez: cinco puntos a llevar a un referendo, que cabían en un pequeño
    plegable, se podían leer en un minuto, y con los cuales cualquiera se
    podía identificar:

    –Derecho a la libre asociación.

    –Derecho a las libertades de expresión y de prensa.

    –Amnistía para los presos políticos.

    –Derecho de los cubanos a formar empresas de propiedad individual y
    cooperativa, armonizando esta participación de los ciudadanos en la
    economía con la orientación social de la empresa, el respeto al
    consumidor y los derechos de los trabajadores.

    –Una nueva ley electoral, para que los candidatos a delegados a la
    Asamblea Municipal y la Provincial, y los candidatos a Diputados a la
    Asamblea Nacional fueran propuestos y escogidos directamente por los
    electores de su circunscripción, con pluralidad de candidatos y permiso
    para hacer campaña electoral.

    El impacto internacional del Proyecto Varela es conocido: el presidente
    Jimmy Carter lo alabó públicamente en La Habana en mayo del 2002, apenas
    días después de la entrega de las primeras firmas. Y el Parlamento
    Europeo le otorgó a Payá su Premio Andrei Sájarov de 2002 a la libertad
    de conciencia. El prestigio del fundador del MCL era tal que el gobierno
    accedió a que viajara a Estrasburgo a recoger el galardón en noviembre
    de 2002.

    Y nadie le creyó al inefable canciller Felipe Pérez Roque cuando meses
    después intentó justificar la ola represiva de marzo del 2003 y
    desacreditar al proyecto y su autor—quien a diferencia de otros
    opositores nunca aceptó ayuda de Estados Unidos—con las consabidas
    acusaciones de mercenarios pagados por USA: “El Proyecto Varela forma
    parte de la estrategia de subversión contra Cuba, ha sido concebido,
    financiado y dirigido desde el exterior, con la participación activa de
    la Sección de Intereses norteamericana en La Habana; forma parte del
    mismo esquema de subversión, no tiene el menor asidero en las leyes
    cubanas, es una burda manipulación de la Constitución y las leyes de Cuba”.

    Pero lo que le preocupaba más al gobierno no era el impacto
    internacional del proyecto, sino justamente su autenticidad y la
    extraordinaria movilización social que estaban logrando sus activistas
    alrededor de un plan oficialmente vetado como “contrarrevolucionario”.

    DEL SUEÑO A LA REALIDAD

    A principios del 2002 recuerdo haber llamado por teléfono desde Radio
    Martí al periodista independiente camagüeyano Alejandro González Raga.
    Desde 1995 el periodismo independiente se había ido extendiendo por toda
    la isla y yo peinaba telefónicamente a diario el territorio nacional, en
    busca de crónicas y reportajes, en las voces de sus autores, para el
    programa Sin Censores ni Censura. Pero González Raga me pidió que lo
    disculpara, porque él y su colega y coterráneo Luis Guerra Juvier
    estaban tan ocupados recogiendo firmas para el Proyecto Varela que no
    tenían tiempo para escribir.

    Una decisión que hasta hoy no lamenta, pese a que González Raga cumplió
    en las prisiones cubanas la mitad de la sentencia a 14 años de prisión
    dictada contra él en abril del 2003. Desde Madrid, donde vive desterrado
    y dirige el Observatorio Cubano de Derechos Humanos, contó a
    martinoticias sus vivencias en torno al “ejercicio cívico más importante
    en el último medio siglo en Cuba”.

    “Los plegables, con una síntesis del proyecto y la boleta para recoger
    las firmas, nombre, dirección y número de identidad de hasta diez
    firmantes, había que ir a recogerlos a La Habana, a casa de Oswaldo.
    Traíamos cada vez entre varios centenares y un millar. Luego repartíamos
    los plegables en la calle, o tocando puertas, o visitando a amigos que
    invitaban a otros amigos –hay que recordar que no había celulares, nos
    comunicábamos cara a cara–. Y animábamos a quienes lo leían a firmar
    allí mismo. En algunos casos nos tiraban la puerta en la cara, o nos
    botaban de sus casas, pero también otros se sensibilizaban con el tema y
    hasta acababan recogiendo firmas”

    “En la primera entrega nosotros desde Camagüey y Ciego de Avila
    aportamos unas 600 firmas. Originalmente eran más de mil, pero después
    hubo que verificarlas. Oswaldo quería que todo estuviera en regla, y
    ciertamente se detectaron firmas falsas. Por eso se regresaba a las
    direcciones de los firmantes para confirmar con ellos que habían
    suscrito el proyecto”

    LAS CLAVES DEL CARNET DE IDENTIDAD

    Osmel Rodríguez, hoy en Miami, explica una de las claves que tenían los
    gestores en Villa Clara para detectar las firmas falsas. “En los números
    del carnet de identidad de Cuba los primeros dígitos te dan la fecha de
    nacimiento. Pero casi nadie sabe que los últimos identifican la
    provincia y el género. A través de ese mecanismo nosotros pudimos
    constatar que algunas firmas eran falsas”.

    “Llegábamos donde los firmantes sin preguntar mucho, y les decíamos que
    queríamos entregarles un reconocimiento por firmar el Proyecto Varela, y
    que si podían firmar como constancia de haberlo recibido (incluyendo, de
    nuevo, el número de carnet de identidad). En algunos casos nos decían:
    ‘Sí, yo firmé, pero ¿tú crees que aquí podría firmar mi sobrino y un
    amigo mío que vive aquí atrás?’. Y otros: ‘¿Tú eres de la Seguridad del
    Estado? Pues sí, yo lo firmé ¿y qué?’”.

    Rodríguez explica que en la segunda etapa, después de la Primavera Negra
    que sacó de circulación a muchos gestores del proyecto, aplicaron un
    método de “progresión geométrica”: a los que habían firmado les llevaban
    boletas para que ellos a su vez recogieran firmas. Así,
    inexplicablemente para el régimen, que creía haber privado a Oswaldo de
    sus mejores activistas, en octubre de 2003 el líder del MCL entregó casi
    un 30 por ciento más de firmas que en mayo del 2002.

    “DIJERON QUE NOS IBAN A AHORCAR”

    Pero los firmantes deben haber sido muchos más, sólo que una parte
    importante del acoso de la policía política contra los gestores
    consistía en arrebatarles las firmas. De las más de 5.000 acopiadas en
    las provincias orientales sólo en la primera entrega Jesús Mustafá
    Felipe recogió 364, la mayoría en Palma Soriano, pero también en
    Santiago de Cuba y hasta en la Sierra Maestra.

    “No paraba, sólo iba a la casa a almorzar y seguía. Y claro, tenías que
    abordar a muchas más personas que las que te firmaban, porque te decían
    ‘eso está muy bueno pero no lo puedo firmar’”. Es más, yo fui testigo de
    como visitaban a los que habían dado su firma para que se retractaran”.

    “Y eso cuando no te las quitaban. Recuerdo que una vez fuimos a las
    Minas de Cambute y cuando regresábamos tuvimos que internarnos en la
    Sierra y dar un rodeo para burlar un punto de control, porque nos
    estaban esperando para quitarnos las firmas”.

    “En otra ocasión regresábamos 15 en un camión de Las Tunas, donde
    habíamos ido a apoyar una protesta, y nos pararon cerca de Pinos de
    Baire, donde habían concentrado una brigada de respuesta rápida
    integrada por campesinos. Nos golpearon, nos arrastraron por el terreno,
    y sacaron una soga y nos amenazaron con ahorcarnos. Nos abrazamos, nos
    dimos las manos y comenzamos a cantar el Himno Nacional. En ese episodio
    nos quitaron unas 200 firmas que llevábamos”.

    En el juicio de Mustafá en abril del 2003, los cinco encartados,
    miembros del Grupo de los 75, eran gestores del Proyecto Varela: él,
    Leonel Grave de Peralta, Alexis Rodríguez Fernández, Ricardo Silva Gual
    y José Daniel Ferrer. Entre los cinco la “justicia” revolucionaria
    repartió 95 años de cárcel.

    LA SEMILLA

    González Raga recuerda que la experiencia que más le marcó alrededor del
    Proyecto Varela fue la de los muchachos de la universidad de Camagüey.
    “Jorge Enrique Ribes Peña, un activista, nos presentó a una muchacha,
    Karina, que estudiaba farmacéutica en el Instituto Superior de Ciencias
    Médicas. Ella firmó de inmediato y nos pidió que fuéramos el fin de
    semana a su casa en el municipio Florida, que iba a llevar a algunos
    compañeros suyos que estaban interesados en conocer el Proyecto Varela.
    Fuimos yo y Alfredo Pulido, otro de los 75, y allí conocimos a Roger
    Rubio y Harold Cepero, dos jóvenes católicos que terminarían siendo
    expulsados de la universidad por involucrarse con el proyecto”.

    “Roger, Harold y Karina se conocían de conferencias y retiros
    espirituales que organizaba el padre Alberto Reyes Pía. En uno de ellos
    los muchachos le preguntaron por el Proyecto Varela y el sacerdote les
    explicó, y de ahí nació la inquietud. Después de nuestra entrevista un
    grupo de jóvenes de Medicina Veterinaria, la carrera que cursaba Harold,
    pidieron a las autoridades universitarias que les explicaran por qué no
    se daba curso legal al Proyecto Varela. Luego hubo algunos actos de
    vandalismo estudiantil, dañaron un mural alegórico al Desembarco del
    Granma. La cosa acabó con la expulsión de tres universitarios, entre
    ellos Roger y Harold”

    Desde Missouri, en EE.UU., a Roger se le quiebra la voz hablando con
    martinoticias.com de Harold, fallecido en circunstancias aún no
    aclaradas en julio del 2012 junto a Payá. Su amigo había crecido en la
    oposición cívica al totalitarismo hasta convertirse en hombre de
    confianza del líder del Movimiento Cristiano Liberación. Roger cursaba
    otra carrera, Educación Plástica, en el Pedagógico, pero los dos
    compartían en los dormitorios y con amigos comunes.

    Luego de la reunión en casa de Karina se dedicaron a dar a conocer el
    proyecto y recoger firmas en la Universidad y fuera de ella. Como quería
    Payá, habían perdido el miedo

    “Cuando el gobierno pretextando un discurso del presidente George W.
    Bush el 20 de mayo, inició esa campaña para hacer ‘irrevocable’ el
    socialismo, nosotros sostuvimos fuertes debates en los dormitorios de la
    Universidad para aclarar que la verdadera razón era el Proyecto Varela.
    Fueron debates espontáneos, pero abiertos, en los que participaron
    bastantes estudiantes”.

    “Después de eso empezaron a llamar a algunos de nosotros, a Harold, Joan
    Columbié, a mí, para que nos reuniéramos con el primer secretario del
    Partido Comunista en la Universidad; y a enviarnos mensajes con otros
    compañeros de que íbamos a tener problemas. Como no nos dejamos
    amedrentar, a mí me llamaron y me expulsaron en septiembre. En
    noviembre, a Harold y Joan los llevaron a un acto de repudio para
    expulsarlos también”.

    “Harold fue mi mejor amigo desde que nos conocimos en 2002. Fuimos más
    que amigos, familia. Me despidió cuando partí a Estados Unidos. Era una
    persona alegre, tenía muchos amigos y vocación de líder, le gustaba el
    deporte, y se tomaba los problemas de sus amigos como si fueran suyos.
    Era alguien muy especial. Si estuvo estudiando en el seminario para
    hacerse sacerdote fue porque vio la necesidad que tenían los jóvenes
    cubanos de formación cristiana para que hubiera un cambio de vida en
    Cuba. Estamos convencidos de que fue asesinado”.

    “Como Payá, con quien no tuve muchos encuentros, pero que fue para mí un
    maestro del que aprendí muchas cosas por lo que decía sobre la vida y la
    realidad cubanas. Es muy difícil encontrar gente como él en Cuba,
    precisamente porque el gobierno cubano trata de deshacerse de ellos de
    alguna manera, ya sea forzándolos a que salgan del país, o enviándolos a
    la cárcel. O asesinándolos, cuando puede. Estoy muy agradecido por
    haberlos conocido a los dos, a Payá y a Harold”.

    Source: “Proyecto Varela: la obra maestra de Payá y el MCL” –
    http://www.martinoticias.com/content/article/27192.html

    Tags: , , , , , , , , , , , , , , , ,

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *