Act of Repudiation
Recent Comments
    Archives

    El castrismo no es original ni en los mítines de repudio

    El castrismo no es original ni en los mítines de repudio
    agosto 23, 2016 4:53 pm

    Arroyo Naranjo, La Habana, Luis Cino (PD) El primer mitin de repudio del
    que tuve conocimiento fue en abril de 1980. Fue contra Isabel López, una
    muchacha de mi barrio que estudió conmigo en la escuela primaria y con
    la que luego, en la secundaria, intenté un noviazgo sin muchas
    perspectivas ni consecuencias. Ella y Reinaldo, su marido, llegaron a mi
    puerta golpeados, con la ropa destrozada y el terror reflejado en los
    ojos. Salieron de la embajada de Perú en La Habana con salvoconducto.
    Las autoridades les dieron garantías de que no les sucedería nada y
    ellos se lo creyeron, porque ya no podían soportar más el hambre y la
    mugre en los jardines de la embajada. La primera zurra se la dieron en
    Miramar, a pocos cientos de metros de la embajada. La segunda fue en La
    Víbora: la turba estaba apostada, a la vista de la impasible policía, a
    pocos metros de su casa, en la concurrida calzada de Diez de Octubre.

    Por aquellos días, los mítines de repudio contra los que aspiraban a
    escapar del paraíso revolucionario se convirtieron en una deprimente
    realidad cotidiana. . Miles de personas indefensas fueron víctimas del
    odio orientado por el gobierno. Los mítines duraron, ininterrumpidamente
    y en toda su vileza, desde abril hasta septiembre, cuando las
    autoridades cubanas cerraron el puerto de Mariel a las embarcaciones
    provenientes de la Florida.

    Unos años después, tuve un alumno que siendo un niño perdió la visión de
    un ojo a consecuencia de una pedrada durante un mitin de repudio contra
    su padre, “Tato” Varona, un ex-prisionero político.

    Hoy siguen los mítines de repudio contra las Damas de Blanco y los
    opositores que las apoyan para negarles el derecho a la protesta
    ciudadana pacífica. Desde hace meses, cada domingo, escenifican uno,
    cada vez más deleznable, con golpizas y detenciones, frente a la sede
    del movimiento, en la barriada capitalina de Lawton.

    El ensañamiento contra las Damas de Blanco parece no tener límites. El
    pasado seis de agosto, en la funeraria de Luyanó, donde velaban a Gisela
    Sánchez Baños, una dama de blanco que falleció de un paro respiratorio,
    no escatimaron violencia para impedir que el ataúd fuera cubierto por la
    bandera cubana, como era la voluntad de la difunta.

    Los estrategas de la represión mantienen su apuesta por las coreografías
    callejeras y la indignación popular de utilería. Sólo que cada vez son
    menos los que se prestan a la ignominia y el trabajo de los coreógrafos
    se hace más difícil para reclutar a sus comparsas.

    Pero aún hay turbas vociferantes, pastoreadas por fornidos agentes con
    teléfonos móviles, que acuden con disciplina partidista, a bordo de
    ómnibus Yutong, prestos a gritar, insultar y golpear si es preciso,
    cuando se les ordene.

    Las brigadas de respuesta rápida son los émulos de aquellos porristas
    que otro general-presidente, Gerardo Machado, pomposo como era para los
    nombres, llamaba la Liga Patriótica.

    El castrismo es poco original. Tomó préstamos de varios totalitarismos.
    Calcó los manuales de la KGB y la Stassi, de los nazis copió los
    blockwarts para hacer los Comités de Defensa de la Revolución, convirtió
    los thanzigs maoístas en mítines de repudio y a los guardias rojos en
    brigadas de respuesta rápida. Los castristas sólo aportaron, a falta de
    algo más interesante y por aquello del sabor tropical, las congas y la
    chusmería como banda sonora de las golpizas.
    luicino2012@gmail.com; Luis Cino

    Source: El castrismo no es original ni en los mítines de repudio |
    Primavera Digital –
    primaveradigital.net/el-castrismo-no-es-original-ni-en-los-mitines-de-repudio/

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *